Reescritura de Muerte por agua, de T. S. Eliot
Coltrane, el alto, el tenor, que murió hace cincuenta años,
Olvidó el crujido de las amarras y el hondo New York
Y las cicatrices y las pérdidas.                                                                                                                                       Una corriente mansa
Recogió sus soplidos como bendiciones.
Cayó y eligió los días de su temprana África
Mientras entraba en el bronce.                                                                                                                                     Pagano o judío
Oh, tú, que acabas los días y miras al cielo
Piensa en Coltrane, quien fue tan devoto y alto como tú.