Ofrendas sin explicación
El viento,
furioso calypso
que ahuyentó
el mármol,
prefirió la aceptación
del cálido bronce;
y ahora,
que puedo verlo
mientras me quemo,
descubro
que eso
inició todo.