Cachorro de agua (reescritura de un fragmento de Herman Melville de W. H. Auden)

No se debe abandonar el Mar, siempre humano,
que rodea nuestro cielo
y nos acerca la Tierra todos los días,
hasta en la brisa salada que sacude la madera
carga un nombre (como todos) y es casi un solitario
aunque atestigüe los cantares de los peces:
cada vez que se aluna las mareas son lo mismo,
y es el Mar el que se despide como un cadáver
y llora hasta ser escuchado por la hierba
mientras ambos son olvidados por nuestros ojos.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .