Coronados
Conmovedora compañía:
a veces los prismas, a veces las campanas.
Piromanía y trabajo…
Nos sonrojamos, caballeros.

Hay menos vida en las exageraciones adquiridas.
Cientos de cabellos, cientos de cangrejos dorados,
cientos de pulgares alrededor del cuello.
Una escena epistolar nos aturde.

Yo, fijo: virtudes del sarcasmo judío.
Caras blancas sin nombre
se convierten en unidades asmáticas.

Las guillotinas de la república serias, todavía.
Hasta las sombras son presas de Saturno,
lo humano lloroso, incluso mandril.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .