Conquista de sastres ortodoxos
Supersticiones, manos de costuras como salmos,
juran los zapatos que nos pasean a todos iguales.
Hilos algodonados se trenzan en la luz
mientras las camisas de los santos son rasgadas
por la timidez de la saliva que nos va remangando.

Sastres de gatos chinos en las vidrieras
convierten carajos y putas madres en linos baratos.
Todo el griterío debajo de los cielos
habla de las gentilezas y los sueños
de encontrar un nuevo diablo bien vestido.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .