Futuriana
No veo hierro, ni en ti ni en mis manos.
Huyendo con la ropa apretada
Comienza el tiempo de los cantos desnudos
Y la pureza deseada por las crines.

No hay pistas ni tinteros ni cálices,
En los bordes de la inocencia
La curiosidad es de las cartas por sus destinos,

Y es tu estatura más arcana que los perros,
Y los callejones brillan tercos,
Y ni siquiera tienen luz.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .