Cama de dos estrellas
Ciertos trucos y rabias
comparten nuestra fe,

pero el claroscuro llena
de coral y morfina la sien.

Nos falta el gusto
para los aunque,

aunque un meridiano pasa
bajo nuestras ropas.

Sobre una marea de ecos
nos detenemos a respirar,

caen las cerraduras cansadas
y simulamos una obsesión:

tenemos miedo de doblarnos
y lastimar la última noche.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .