Mujer roja, sobre una pintura de Eddy Mumma
Qué es lo que atrae tanto tu curiosidad
y convierte al horizonte en una campanada negra,
deseosa de alcanzar tu vestido.

Cómo es que pareces caer,
suave y despreocupada,
si son mis blancas palmas
las que sostienen tu vientre rojo.