Poema desde la silla pequeña (cielo de Somerset, 1985)
He visto que las estrellas ocultan sus párpados
como reinas muertas bajo extrañas temperaturas.
Mal amadas mal lloradas mal escritas,
sus luces parecen espaldas de plata
que se deshacen en horas líquidas.
Alzadas, como islas que saben y no saben,
cuelgan del cielo su aliento como una navaja.
Sus bostezos son medallas blancas
cuando a extrañas temperaturas las veo y no puedo dormir.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.