Pintura holandesa
Yo hago de Asselijn mejor que nadie,
grita el cisne martillando sus plumas
sobre el día espantado.

Gris y blanco a través del canal de la ciudadela,
vuela llevando en sus alas
todos los chismes de los muertos
a los pies de la mujer que se baña en el río.