Dora Maar en la cama con otro
Los sueños te acechan, yo tampoco.

Desde la ventana observo inmóvil, conmovido,
a la distancia exacta de un temblor:

un joven ciervo en silencio
sube a tu cama mientras duermes.