Venecia fácil
Maximiliano ha muerto:
Cayó de una montaña naranja,
Se ahogó en un zapato sin cordones,
Enterró una obsidiana en su corazón.

Falló y murió mientras Cristo dormía
Y todas las hormigas traducían,
Prometió un último discurso
Acerca de la ternura del filo de las piedras.

Ahora borracho, ahora sobrio,
En una conversación de hombres mayores habló y habló:
Feliz cumpleaños, feliz anonimato,
Amargué una tarde de nuevas lenguas,

Deseos Cousteau, pájaros atrapados en las ostras,
Del otro lado quizá las escaleras cambien
Su dirección cuando la pornografía rece  
Canciones de amor repetidas desde una cueva.

Maximiliano calló de una forma voraz
Un rojo casi inteligente del amanecer,
Murió como un oratorio cayendo al agua,
Como un llanto en su misma pasión, de nuevo.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .