A Raymond Carver desde otra habitación
Milagros, milagros
y nada más.
No recuerdo caminar
una explanada junto a la laguna
ni tomar notas rápidas
para un próximo poema.
Recuerdo algún que otro movimiento
que realizaba tu cuerpo dormido
cuando yo lo miraba de lejos
y los cigarrillos encendidos
en la habitación de una noche
cada vez más oscura, más oscura.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .