Reescritura de “Las cuatro de la madrugada”, de Wisława Szymborska (nueve a.m.)
Hora que la noche nos devuelve.
Hora de los otros costados de la luna.
Hora para estudiantes ruidosos.

Hora pasada del acecho de los gatos.
Hora en que la tierra exhibe nuestros pobres hombres.
Hora en que el viento se detiene ante nuestras penas.
Hora y-si-delante-de-nosotros-no-quedara-nada.

Hora de castigos, de prisa vacía.
Para hablar en silencio, sonámbula.
Maraña de todas las horas.

Nadie se siente bien a las nueve de la mañana.
Si los poderosos se sienten bien a las nueve de la mañana,
habrá que felicitarlos. Y que lleguen las diez,
si es que tenemos que seguir viviendo.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.