El desuso de los ruidos
Gatos sombreados, incapaces,
con otra imaginación.
¿De balcón, de fuga?

Quizá de rocío prisionero,
lamentando haberse
perdido el centro del texto,

convertidos en capricho
por todos los rincones
del silencio.