Simplemente fallo y observo el cielo
Qué gravitación de antiguo mundo, de peso, de fuerza.
Qué desahogo me encuentra para acechar la felicidad.
Qué hago descansando mientras el mundo habla.
Qué malhumor me trajo hasta aquí, obstinadamente.
Qué prudencias, entonces, no he escuchado.
Qué perdones me serán negados por estos blandos momentos.
Qué me sostiene mareado y seducido.
Qué desesperación, qué curiosidad seguirá.
Cuéntame amor, qué.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.