Peces migratorios
Desde la última lucidez del alcohol
rápidamente se aprenden cosas
que no sirven para nada,

a subir la pendiente cítrico,
a rozar los insomnios de los árboles,
a pensar que la noche tiene el color de un surubí