Rechazo
No podía entonces, Marte, travestido sin fin,
adoptarnos con nuestra boca mamífera.

Esta desgracia cayó en nuestros ojos,
dos tormentas vacías,
y entendimos que era más que una resaca.