Perdón pero he pensado en el suicidio
La montaña estaba tan fría
con la sexualidad atrapada en la niebla
que pensé que el agua de su falda
no pararía nunca de caer
Llovió tan pronto esa noche
de excepcional magia vieja
que hasta olvidé por qué odiaba
Un árbol extranjero
con sus ramas entre los escalofríos
reprendió mi espalda roja sin vida
Me había sorprendido manso en mis reflejos
embobado por la sangre
con la devoción entera cayendo de mis manos
Por eso no le pedí perdón a él
ni a su dulzura de naranjas y caricias
Y no recuerdo desde entonces
desde que caí de los costados de la luna
cuál ha sido mi mayor pecado

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.