Nosotros
amontonados
alcohólicos
disimulando
en campo seco
obsesionados por una voz
dos voces
mil voces
apenas pretendiendo
algún azar
no demasiado arrugado
para cortejar
los ríos del interior