La pintura cansada
Huyendo a Nápoles inútilmente
El Bautista loco y desnudo
Abraza una cabra también rechazada
Como serpiente blanca
Jugando encantada
Se enreda en toda la sombra
Orgulloso de su pálida niñez

Resoplando sin dientes
Ni corajes domésticos
Entre pinceles como acantilados
Y ofensas como retratos
El príncipe rubio
Límite del lienzo oscuro
Acuesta y duerme la violencia final

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.