La muerte de una superestrella (ape´s cut)
*
En la hora húmeda del jacarandá,
cambió la sangre por el esoterismo.
*
La alondra, ¿qué es bajo un prisma?
*
El aplauso, la negación, lo innecesario.
*
Labios rojos; cuando la orquesta no es la bandera.
*
Los faunos son prohibidos.
Sí, el público dejó de ser agradable;
pero no de ser público.
*
Si cae la siesta
cae lo único posible sin mitades.
*
¿Quién duerme tranquilo
en desprevenido espinazo romano?
*
Pregunta de magnífica ambición,
aquí los peces cambian su humor.
*
Gran protesta de los colores y
fiebre por la espalda.
*
Negras o blancas;
supermercados para gente común.
*
Algo más primitivo escandaliza:
un niño, una nube, un pacto.
*
Siempre tiemblan;
suspiran la idolatría en silencio.
*
Pero más náusea causan los sueños.
*
Labios blancos; cuando lo inevitable es la urgencia de Dios.
*
¿Cómo deletreas crimen? Otra ambición inigualable.
*
Para la audaz ciencia no hay intemperie,
nos arrebata el carnaval y la manía por la canción.
*
Meticulosidad en el enema, el examen, la semilla.
*
Y ya sabes… dejamos a Zimmerman flotando boca abajo.
*
Cuando sucedan los gruñidos y las voces
nos guiaremos por el viento.
*
Un perro ciego en la conquista
también puede apropiarse de la suerte del jacarandá.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.