Al Cristo de blanco músculo
Pendula un cuerpo sin descanso
mojado por metales y auspicios
Pendula sin ver ni escoger

Herencia de la nostalgia
sus momentos invisiblemente rojizos
encadenan memoria y obsequios
sobre carne abandonada

Una genealogía creyente se desliza acechándolo
Silba entregando jirones de tiempo
cobrando la parte doblada de la noche

Al verlo descarnado
lamido por el salvaje movimiento
como una adoración sin pertenencia
arrepiente al frío de enloquecerlo