La carta más larga del mundo – Parte 3
Alones y Huacales, mi divino espeso!!!
Ya fui al registro civil para conseguir tu acta de nacimiento. Te voy anticipando que la hora del parto fue 9:30 de la mañana, en el hospital de los Portugueses (todavía recuerdo con asombro la factura que me pasaron esos carniceros).
¿En serio necesitas una carta astral? ¿Y cuándo vas a escribirme más de cinco líneas coherentes? ¿Estás seguro que eso solucionará todos tus problemas? ¿Qué astro querría sobornar a un curandero para ahorrarte dinero? Por favor, busca ayuda profesional.
Come on, come on, come on, come on
Please, please me, woah yeah…
Dentro del registro civil encontré a tu vieja amiga Cachivache Smith; iba toda maquillada como un Mondrian a estrenar y estaba coqueteando con un sargento.
Según me dijo, estaba allí para tramitar su cambio de nombre: de Cachivache quiere pasar a llamarse Cachavacha. Hazme el favor!!! Yo le iba a decir que sería más ocurrente que se lo cambie al de Catt Ann Bach Smith, pero ya sabes… (as Toto Lorenzo said: avivar a un gil…)
Come on, come on, come on, come on
Please, please me, woah yeah…
Bueno, bueno… te dejo porque ya comienza mi novela, “Olivones y Misterios de los Ricos” (Mauricio está a punto de descubrir que Juan Ignacio no es hijo suyo. Lo presintió desde el día que vio al idiota caerse del caballo en pleno partido de polo).
Hazme otro favor con la televisión!!!
Abrazos y Mercedes a discreción.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s