Baudelarius: Lo que opaca; bárbaro.
Obligado a la admiración de las consecuencias,
marcha atrás con la misión del rayo.
El mundo de los viejos animadores quebró y escapó:
Estalla la magia inmarcesible, consagración de nuestra fortuna,
de remordimiento agudo y odio contra el mal gusto.
El asesino ya no es negro: Es plata y vasto como un tedio!!!
Oh, mercedes incestuosas de cuerpos alunados!!!
Las que me han seducido como a una cría,
con aturdimiento de besos y jengibres,
que deberían ser llaves y no maldiciones de la psicología.
Como un misterio permanezco desandando el rubor,
donde la pereza no permite siquiera atacar la religión,
contemplar el drama de la burguesía
o recorrer la distancia de la luna al oro.
Qué trabajoso es evitar que el cuerpo envejecido
mate articulaciones y caricias sin remordimiento.
Calmada la herencia principal, la estupidez desapercibida,
largo insomnio del desdichado y corto tiempo de la fertilidad;
donde la salud de nuestras bestias no basta.
Hay que destrozar las fiestas, posesiones ridículas del alma,
que no templan como el vino y la lujuria silenciada en la sombra.
¿Vienes del mal o del bien?, me respira al acecho una enamorada;
la que cruza con respeto los pies del Diablo y los brazos de Dios.
Infinita parisina eufórica… vives suelta de engaños y brujerías.
Prometo darte en el lecho el olor de la angustia;
el que me llega enraizado de horrores de las manos de un ángel.
Quizás ahí, comprendamos los enjambres a los que nos lleva la locura.

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s