Ahí tienes…
De malos dientes,
Pasos dudosos,
Y manos torcidas:

Paseando sus defectos intactos,
Ahí tienes un fantasma;
Uno cruel con espontaneidad de narciso

Con la mirada torva
Y el genio enjaulado,
Trae granos, sales y oro

Desciende para atenuarnos:
Los descuidos de la cosecha,
La miseria de las ciudades

Entonces festejemos,
Con susto y alegría,
Al fantasma de la fe que aún nos protege

Por favor, deje su mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s