Los caídos
Limones ciegos
caídos
Cuando su esperanza
era ser arrancados
por algún demonio
de risa blanca y cola de fuego

La gravedad de los evangelios fue superior
En el descenso impiadoso
no hubo amor
El golpe contra la tierra los hizo llorar
fue un suspiro por sus mejillas
que asustó a la mujer que los recogió