Tres reescrituras de tres versos de “Barato se liquida”, de Vladimir Mayakovsky.
I
Y desde el cielo más hambriento de dioses,
una bandada de alas cansadas,
recordará al idiota o al demonio.

II
Y en la tibia neblina de Dante,
un pintor de rojos furtivos,
recorrerá cada anillo como un tiburón partido.

III
Y con la parodia insaciable de admiraciones,
un pueblo de cómicos, entre harinas y globos,
destruirá al santo o al hechizo.