Después, cuando todo es negro… / Lo estéril y sus crías
Lo predijo un cuervo:
mala fortuna niña mía,
puedes llorar sobre mi cuello.

Cercado,
el árbol solo tiene olvido,
mira el cielo gris y maldice.

Apresado,
más que un tronco y su savia,
apenas un estado de ánimo.

No hay demasiado que aprender,
despierta tu nervios niña,
se van a perder como todo se cae a pedazos.

Saluda al árbol crianza pálida,
saluda la tristeza que te envuelve,
gritó el cuervo rey.