Las ocupaciones del insomne (boceto, reflexiones y collage para 1967) 
Elefantes de un dólar. El mono vestido de dorado angustia que es imposible dejar de ver. ¿Bangkok es un viaje verdadero? Superhéroes ridículos creados por obsesión. Detengámonos un momento a sufrir los tributos por los muertos que no conocimos.
La portada de una revista de moda llena de zapatos. La boquita sensual. Esos anteojos que hablan de elegancia y de todos los colores posibles.
Las cumbres de la droga, los balcones del éxito, público y más público. Todos abran la puerta de su casa, o acaso dependen, ustedes los mirones, de un gobierno.
El dinero contra la verdad. Bailarse un millón de dóla… perdón, un tango.
Cito textual: porqué debo ser original, porqué mejor ser no-original. Fantástico, desaparece el original y desaparecen las copias.
Primero empecé vistiendo papeles, pero estos no me agradecían, aunque se repetían con una prolijidad asombrosa. Y así corrí a las mujeres y sus cuerpos. Sueño a sueño he errado el camino. Sexo, terciopelo, subterráneos insomnes, los trenes más hermosos de New York, rezaba porque llegue la noche tocándome el hígado; por sorpresa.
Transición acertada. Llega el momento. Llegan las monedas, los primeros billetes y los medios de transporte. Inestable arte. Inspirador. Incómodo. Películas balbuceaba. Gritaba por encima del cielo con ganas de tragarse el mundo. Bienvenido el reconocimiento de las grandes salas y las grandes ventanas.
Facultad asombrosa: todos aman y muestran sus cuchillos al cisne que sigue jugando a color. Ahora, en este mundo viejo, de sensualidad decrépita, serán públicos los pálpitos y la sed. Todos mis miembros al aire libre. Porque mañana será una nación de espías y contraseñas.
Aviones pasan. Existencia. Alrededor: sopas, autos, cajas, martillos, pelotas, oficinas, teléfonos, botellas, antenas, ropas, controles, pasajes, alfombras.                           Herramientas y sistematización. Tener en cuenta repetir todo con conciencia. Estimular y sincronizar las copias. Esto es una terraza desolada, llena de basura. De esa basura haremos una gran ciudad que mire de arriba a las otras ciudades. Nos burlaremos de las drogas que nos señalarán con un asco amargo. Ay ay ay del canto más hermoso que se repetirá por siempre en boca de los desesperados por el tiempo.
Y tuve la posibilidad de hacer que Marte y Venus dejen de girar un segundo y me miren, que se asombren con mis loterías y mis locuras.
Oh Dios!!!, grité como un artista.
La belleza de las posibilidades mientras los idiotas me suicidan o critican mi peinado. Desde el fondo de un auto cualquiera los miro con pesar mientras el camino pasa, las vidas pasan y las compras se quedan, la realidad se queda. Oh, que preciosos anillos, ahora entiendo porqué le dicen “fantasía” cuando no son verdaderos; American Sport.
Mecánica, química y matemáticas. Plata y oro colgados en la pared. Fuera de todo, de la tierra, pronto, para muchos críticos, esto será una cárcel. Pero si esto fuera una carta para mamá, o para mis gatos, la terminaría diciendo que no es mi deseo que me cuelguen una etiqueta del dedo del pie con la leyenda: “libre por defunción”.