Era solo un niño de 1995
Tu mamá con mi papá.
Ella con Hegel, Kant y niños de dieciocho años en guardapolvos pintados de colores.
Él con balances fiscales, tienditas de fiambres y la sorpresa de las computadoras.
Nosotros ya nos conocíamos las manos.