Reescritura de “A saudade mata a Gente”, de Francisco Urondo
Digo: frente a las lluvias de mayo, sobre esta ciudad mojada,
sin angustias, sin cachetada feroz, hepáticamente sano,
disimimulando por tradición, sin paisajes, con ganas,
sin sangre, con pulso pelado: ay, caray.