Colores para perderse / Don Camaleón, palabras de Curzio Malaparte
1928
fanfarria
Al contrario de lo que creen los liberales, las revoluciones se pactan…
Talleyrand
…dejarse instrumentalizar…

Él es la revolución, yo soy el orden. Ahora juzguen y escojan.

…y si usted quiere ser más Mussolini que yo, yo soy más Don Camaleón que él.
¿Acaso me reprocha que tengo dos patas más que él?

-En el corazón de todos nosotros duerme un hombre de la vieja escuela,
y no hay camaleón honesto que no aspire a despertarlo.
“y está caro que nosotros, los camaleones, somos víctimas del pensamiento metafórico”

Todos nos sorprendemos del éxito ajeno, pero nunca de la desgracia ajena.
Dios libre a Italia de la política de los aplausos.
Si Dios quiere, el destino de los italianos no depende de nada
sentenciaban los tibios

-No entiendo -decía- por qué los hombre se rodean de cosas mucho
más grandes que ellos. Por eso no son felices.
La prensa decía que era un camaleón de mucho cuidado…
-Me tratan -solía decir el camaleón- con una delicadeza sutil,
como se trata a las personas feas.

¿Quién puede decir que lo ha visto, si mirarlo mata?
Deslenguado, pretencioso, irreverente: ¡si por lo menos tuviera buen carácter!
Este animal no es serio.

Hay que tener paciencia y vista, para hacernos ladrones cuando la ocasión se presente.

a palos, a palos, a palos
y más a palos.