Cita a Harry Nilsson / El toro en la grada
Sí   vi claramente el ojo del cielo
pero no me acusó de nada
ni me pidió que lo tome
así de frío como estaba
Y seguí caminando
sin pararrayo ni pájaros azules
con la punta de la voz
y la tranquilidad hacia la muerte