Valle. Vaya. Valla. Extracto del exilio.
Pero este valle esquizofrénico, hoy es como una cueva encantada llena de imágenes volando de la cual no te quieres salir. En el instante, en el hecho, en la manera está la actitud: el lunes no protegido con cautela, la ansiedad de no pertenecer, el resentimiento de la naranja más preciada.
Parecer lo que se pueda y desaparecer cuando te dejan. El poder de tus dedos; que siempre te van a quemar. La uva que cae y no llega a ser vino. Las formas de extrañar. Los recuerdos que son cuerpos para formar. El pulso de los mimos que no entiende la risa de la segunda estrofa.
Hay algo extraño en esta confusión, no se es tan dios como se cree. Todas esas caras de siempre, pasadas de moda, acá no existen.