Los que se enamoran también pueden despedirse
adiós adiós
plomo y misterio
que sobornan a la enamorada
adiós adiós   pronto
un beso y dos abrazos en el placard
repitamos el adiós estando seguros
con la piel terminada   con justas monedas
y falsa necesidad
observa aquellos toros de fuego
girando la rueda   sueltan fortuna
mientras nos decimos adiós adiós