Serere
me fui a buscar al desierto
y me encontré refugiado y luminoso
sin ganas de volver
pensando bajo y sobre el sol   hambriento
aturdí la arena y encontré las similitudes con las palabras
comprendí con un grito la soledad
ese instante en que se recuerdan los ojos de la hierba
que hoy no me acompañan