La lengua es el coral inmenso
Con los colores más preciosos por descubrir
Ay   pobre de mí
Que con ella me vengo a obsesionar
Mientras los años me caen como la cortante lluvia de agosto
Y me recuerdan que poco tiempo me queda
Para tocarla