La audacia de Robert Graves ante la inminente visita de Geras
Moros que me lleva sin que le crea
Terco Dios!!!
No cedes al espíritu que se revela contra las imposiciones
Ni siquiera las Hespérides pueden absolverte de tu crueldad   ay
Y tu   enferma mujer   ahora que me visitas con una sonrisa sin cura
te desafío   porque no eres digna de un porvenir como yo