La Fuente del hombre y del perro / Altar del pato desconocido
Nuestra pequeña Vuelta del Malón diaria
el abrazo cínico del arte con la crítica
Juego   voluntad para el amor   construir mirando al pato   pecho inflado y pico cerrado
juntos llenamos la fuente
Patas y pies se remojan para matar el calor
Nos mojamos los pantalones del traje de segunda
nos mojamos las uñas largas
Y podríamos pedir una cerveza
para seguir así por horas
mirando la gente pasar
casi como sobando el cariño de la siesta
De costa a costa en nuestra fuente imaginando que somos un barco en altamar y el pato es nuestro serio capitán
El perro severo que mira a los clavadistas que entran al agua sin permiso
El hombre desgraciado que cuenta los minutos que le quedan en el agua antes de volver a trabajar
Nuestra fuente nos pertenece
Pequeño gran amor del perro y el hombre

Nuestra gran Vuelta del Malón diaria
donde charlamos de fútbol y de los chismes
que nos cuentan las viejas del barrio al pasar
El amor y el rencor a Santa Fe
La humedad como otra hermana que no entendemos pero llevamos a cuesta
Las madres ya viejas   los padres que siguen ajusticiándonos y nuestros miedos a la muerte
Y en la fuente donde todo circula   nos curamos las heridas como si fuera nuestro altar altar pato
El agua patria refrescando los dedos y mostrándonos los colores de los días
La fuente de los celos desanda con el agua tibia
con los chorros que cambian de intensidad y las luces que nunca llegaron
con los camiones y su humo
La fuente formada de perro y de hombre
El lugar donde las preguntas son más sencillas   donde el pato contesta
No hay filosofía ni pretensión de novela
es apenas ver pasar la siesta como si la vida fuera un pueblito perdido en el interior
esperando ser rescatado