Entre los juncos de la orilla se esconde mi fresco sudor provinciano
Feliz entre los harapos de la isla con sus típicos peces
desfilo la corteza de mi tierra
Una luna llena para todos   sin lobos hambrientos ni hembras hervidas
Los arados parados de los patrones son apenas espectadores del éxodo
mientras llueve y las mujeres levantan polvo inútil
Y hoy me lastimé para saber lo que es perder
Entre tanto campo forajido pensé en cómo seguir
Vos podrás tener todo pero nunca sabrás el valor de mi tristeza
El alma quebrada no es fácil de obtener   dije soplando la humedad
Y me perdí sangrando
Me fui feliz sobre mis árboles
El rastro te lo dejé ahí   gotas rojas exactas
formando un río que me recuerda en cada corriente
en todas las islas que recorre