30 membrillos
como en todas partes
relato desenlazado
y pordioseros de la opera
la vendedora de camarones   enamorando las almas
me sorprendió poniendo agua a las flores y plantas
apenas un judío entre las ninfas   la orgía deseada

gajos y descalza
ropa volando por los aires
se te nombra por la sombra
incertidumbres al despertar
con instancias de la manzana nocturna
nos llevan a la locura de creernos vivos
me iba revolviendo
me iba retrayendo
casi cactus fractus
y membrillos sobre la mesa conmigo
un puritano en el burdel