Algunas cosas después del muro de RIVERA
En el muro amaneció la verdad
La que se rie de los cielos de humo
con rancios grises en la cabeza como sombreros
Se venden las casas y las radios se callan
No se puede escuchar música revolucionaria desde el órgano de la iglesia
Corrompen las raíces los murales que nacieron de la tierra
que comen burros en máscaras con fusil en mano
Carnaval grotesco y furioso chorrea balas sobre el campo
Pinceles heridos   llenos de rabia
Veo al maestro trabajar duro sus colores políticos   que son siembra
sangrar por los ojos acaramelados
Mentiras todas las miradas muertas   las preocupaciones son militares
Ahí está la verdad pura y hermosa   cuando todos la imaginaban desnuda                          La máquina que se chupa la tierra y la vende… ¿es eso posible?
Los hijos de criadero en el soplo del viento se extinguen en silencio
MIENTRAS el mural grita libertad
Por la lagunaza ya no se ve tanto cacique ileso   es el alma del mezcalero
que los puso a todos a susurrar