Los heridos
I
Cuántos besos orgullosos
Puede darte un solitario
En lo invisible partido
Dentro de la hora púrpura del jacarandá
Que nunca fue tiempo

II
Cuando la ciudad obsequiada
Inmensa de luz herida
Rodeó nuestras bocas
Todo nos acechó como certezas
Como la muerte más serena de una suspicacia

III
Flotando nos fuimos cayendo
Como hombres bajo los hombres de la luna
Desacertados en la gula
Con los labios alejados de las palabras más próximas
Supimos poco de extrañar la lujuria

IV
Nuestra causa dejó de ser una casa
Y los cielos fueron invertidos por los grises
Los que supieron desaparecer a tiempo
Después fueron acertados
En miles de libros y hechizos


De una ventisca
todo este segundo
sincero y
estable
cierto en carnes
cortado en máquinas
subido al cielo
falto de sueño y
de miedo nazi
ha construido
y cantado
un ensayo
para nuevas
noches tristes
ha hecho
una venta
al espacio
una espalda
al diablo
y quizá
una resolución
a la membrana
del crimen
todo este momento
que pasó
y aún sigue
ocultándose y absorbiendo
partió enloquecido
acusando
a los descalzos de tiranos
y a las flores de putas
mientras resolvió
y descarnó
una mentira
un Cristo gallo
una casualidad
que enseñó
a los poetas
a masturbarse anidados
a sumergirse fatalistas
entre cábalas y morales
a elegir senados
entre la nada
de la alquimia y
la máquina decente
de fábulas perras
a seguir y seguir
deslumbrados y
atados
comiendo y bebiendo
en el equilibrio
de las reglas del asma
de las esmeraldas
del absurdo
toda la horrorosa
risa del otro


El pequeño arte de contestar
Los heridos
crujen bozales de músicas inversas
Es temprano
apenas comienzan
a comprender el agua

Los hartos
insultan los límites de las piedras
Ecuadores presentes justifican
y pestañean lo correcto
quizá un soneto a Dios o algunos odios


Dos respiraciones (It´s not soup, loner)
en cactus encantados
mi amor y tu amor
provocaron dados
para ignorar la ciencia

asmas de senados
muy mediocres
metalizaron nuestras venas
y las de los pueblos de la abundancia

pero eso no nos detuvo
no le faltó espinazo a mi amor y a tu amor
para brindarle halagos
a la constancia de los planetas


Triplos de conciencia (dulce tan dulce)
fe de síncopas
aunque gotas insomnes
como agua final

ciertamente es obsceno
volver el cuchillo
al muchacho salvaje

cerámicas desorientadas
sobre el tiempo
no necesitan al mundo

y abejas hipnotizan fácil
la dulzura caprichosa
de las semejanzas

películas y pájaros nadan
como si el mundo
fuera la mitad de una fiesta